Los libros tienen su orgullo: cuando se prestan, no regresan nunca. Theodor Fontane